LA LUCHA ES TU VIDA

Publicación
Detalles
  • Título: La lucha es tu vida
  • Editorial: Gente de abajo
  • Publicación: Noviembre, 2009
Descripción:

Las nueve protagonistas del libro del historiador Carlos Fernández Rodríguez, “La lucha es tu vida. Retrato de nueve mujeres combatientes republicanas”, Isabel Alvarado Sánchez, Concha Carretero Sanz, Cecilia Cerdeño Cifuentes, Pilar Claudin Ponce, Juana Doña Jiménez, Mercedes Gómez Otero, Carmen Moreno Berzal, Faustina Romeral Cervantes e Isabel Sanz Toledano, son un ejemplo del testimonio de cientos de mujeres comprometidas, luchadoras, fieles a sus ideales y concepciones políticas y combatientes a cualquier tipo de imposición totalitaria y dictatorial.

Los progresos sociales y políticos proyectados con la llegada de la II República se plasmaron también en el ámbito de la mujer. Las reivindicaciones femeninas hicieron alentar una esperanza en la lucha de las mujeres por salir del ostracismo y marginación, en el que habían permanecido a lo largo de tantos años. La pretensión de conseguir una igualdad y un reconocimiento del papel de la mujer en la sociedad española, hizo que la movilización femenina englobara a muchas de ellas, llevando las peticiones a la calle y reivindicando los derechos que les correspondían.

El inicio de la guerra civil multiplicó los esfuerzos colectivos de las mujeres para exigir una serie de intereses comunes, pero sobre todo, para evidenciar el papel protagonista femenino con la creación de espacios de lucha y la valoración de su presencia en el bando republicano.

El desarrollo de la “Agrupación de Mujeres Antifascistas” en labores de retaguardia, en la creación de comités de ayuda y auxilio y en la organización del trabajo femenino, ocupando las vacantes de los hombres que iban al frente de batalla, hizo que muchas mujeres se comprometieran en la lucha y en la salvaguardia del sistema republicano y democrático.

Sin embargo, con el final de la guerra y la derrota de las fuerzas republicanas, el régimen dictatorial recién instaurado puso en marcha, desde antes de finalizar la guerra una represión sistemática, metódica y premeditada, que perduró durante muchos años. El panorama general que se vivió entre los partidarios de la República, no pudo ser más desastroso: miseria, hambre, delaciones, exilio, represión y muerte. Juicios sumarísimos, cárceles saturadas, campos de concentraciones, compañías de trabajo, censuras, ley de fugas, fusilamientos y control estricto en todas las facetas de la vida, estuvieron a la orden del día.

La represión franquista no fue menos con las mujeres, odiadas y vilipendiadas, por su trabajo y esfuerzo en tiempos de guerra. Las mujeres republicanas fueron víctimas de una crueldad y una presión social, política e ideológica, inclusive más fuerte que la sometida a sus propios compañeros. Las “rojas” como así fueron calificadas, sufrieron una estigmatización social grande, siendo víctimas de actos de deshonra y humillación.

A pesar de todo esto, muchas mujeres republicanas, contribuyeron de manera amplia a la lucha y al combate antifranquista. Ellas tomaron parte activa y esencial en las actividades políticas y a favor de la vuelta a la legalidad republicana. Desde la clandestinidad trabajaron y combatieron en labores de propaganda y agitación, siendo enlaces y apoyo clandestino, estaban comprometidas a esa causa y fueron militantes en organizaciones políticas de izquierda. También participaron en la lucha armada, dentro de las agrupaciones guerrilleras que combatieron a las fuerzas del orden franquistas, a lo largo de la toda la geografía española, tomando parte directa en la lucha o siendo los principales puntos de apoyo de los guerrilleros.

En el caso de las nueve mujeres protagonistas de “La Lucha es tu vida” tienen muchas cosas en común: su temprana participación en organizaciones políticas, ya fueran juveniles, como la JSU o en el PCE, sufrieron varias detenciones, siguieron combatiendo en el interior de las cárceles en contra de la represión de sus opresores y cuando salieron de los centros penitenciarios, ninguna dejó de luchar por la recuperación de libertad y democracia en la sociedad española.

La riqueza de sus vidas y testimonios son muy reveladoras e indicativas de las experiencias que les había tocado vivir, en el seno de una dictadura y una sociedad anclada en el pasado, patriarcal y autoritaria, donde los espacios libres femeninos no existían y se basaban sus actuaciones solo en ser madres y esposas.

PRESENTACIÓN DEL LIBRO

Galería